domingo, 10 de octubre de 2010

Prospectiva: postura en contra

“La vida es demasiado corta para lamentarnos del pasado o temer al futuro, vivamos en un eterno presente”.

Podemos definir prospectiva como la ciencia basada en el método científico que estudia el futuro para comprenderlo y poder influir en él; básicamente se trata de imaginar escenarios futuros posibles y en ocasiones determinar su probabilidad con el fin de planificar las acciones necesarias para evitar o acelerar su ocurrencia. Sin embargo, a pesar de que las tendencias hacia el futuro sean casi precisas nada nos garantiza al 100% que esos sucesos ocurrirán; primeramente porque vivimos en un ambiente tan cambiante que evoluciona demasiado rápido y segundo porque la información es un factor determinante para poder tomar decisiones que debe cumplir con los requisitos de ser clara, veraz, oportuna y completa; no obstante siempre se refiere al pasado, además de que siempre existe un vacío entre lo que se necesita saber y lo que se puede averiguar acerca de los posibles escenarios; si a esto le añadimos que algunas decisiones simplemente se toman por conjeturas, “corazonadas”, lógica etc. nos damos cuenta que no debe existir una respuesta considerada como absoluta.
Como todo estudio, con frecuencia están sujetos a errores, miden solamente los riesgos de manera indirecta y generalmente se estudian muy pocas variables porque difícilmente se medirá toda la población; esto es: Solamente se toma como referencia una muestra de la población a estudiar.
Otro aspecto importante son los costos, en el caso de las empresas invierten muy poco en investigación (claro existen excepciones) ya que los costos son demasiado altos y no se posee el financiamiento para actualizar la información, además los presupuestos solamente son estimados porque no es lo mismo por ejemplo: calcular los costos de la materia prima para elaborar cierto producto en el 2010 que los costos para el 2011 debido a las variantes económicas que afectan al medio como inflación, devaluación, déficit, etc.
En cuanto a la vida personal aplicar la prospectiva podría ser frustrante, ya que al plantear objetivos a cierto plazo una vez que se llegue el tiempo esperado el simple hecho de no haberlos cumplido provoca desconfianza, inseguridad e inclusive no creer en la capacidad de nosotros mismos; además al pronosticar un futurible y observar la tendencia, algunas personas se confían porque piensan que ocurrirá con demasiada certeza que no planean otros posibles escenarios… Por lo tanto simplemente se trata de vivir el presente, ya que el pasado son sólo recuerdos y el futuro es incierto, pues día con día construimos nuestro propio destino.

1 comentario:

Juan dijo...

Como dices, no hay nada seguro al 100% (excepto la muerte y los impuestos) Como son pocas las variables que se toman en consideración, pueden obviarse algunas, olvidarse otras, que pueden incidir en el futuro posible